sábado

En este hundir de serviles teclas
entre las notas que de fondo se hacen sonar,
no olvido la marcha entre mis metas,
las letras se convierten, en Hijos del verbo Amar.

y son las simples palabras
las que escribo sin rima y sentido
a la espera que nadie las lea,
descubriendo entre senderos, al río.

Y es que en realidad, sobran las letras,
sobra escribir la esperanza de no estar solo,
morder siempre a la rutina el silencio
escribir para creer ver al Dios Apolo.

Acerca del blog