domingo

Como el cielo azulado
como los latidos de una pulsación,
como quien mira al infinito
como el son de esa canción.

La madrugada me despertó
el sueño de tu abrazo, sobresaltó
yo quiero un beso tuyo,
la mañana, ya llegó.

Nada de suelos fríos,
nada de paisajes en paraísos,
te echo de menos,
despierto, todo está vacío.

Me vuelvo a dormir...









Acerca del blog