domingo


En la mesa de aquel bar sucio
en la penumbra de una vida sin sentido
el 14 de febrero cayó con una copa
solo con hielo, sin un beso que tomar.

Una cita conmigo mismo
sin sonrisas forzadas del fracaso
de compromisos de por vida
de querer años, sin miedo a amar.

No sabiendo si es parte de lo que toca
o quizá de lo encontrado por ser visto
pienso que la vida no se vive con sentido
sueño con compartir este perdido sino.




Acerca del blog